alceu-van-der-sand-professor

do Misiones Online

POSSADAS/ARGENTINA – Advierten que una cuarta parte de la producción sojera del estado brasileño de Rio Grande do Sul, además maquinaria agrícola e importantes cantidades de leche en polvo y derivados de carne de cerdo podría salir al mundo a través del puerto de Santa Ana, todavía en construcción. “Nuestros productores hacen un promedio de 650 kilómetros para llegar al puerto de Rio Grande, cuando estamos a poco más de 150 kilómetros de Santa Ana y si se construye un nuevo puente, como está previsto, la opción de sacar la producción por Misiones es más atractiva todavía”, explicó Alceu Van der Sand, especialista en integración regional.

El investigador brasileño explicó que de entrar en funcionamiento el puerto de Santa Ana, se abriría una posibilidad de reducir costos de logística para una amplia zona productiva de Rio Grande do Sul.

Detalló que el área comprendida entre las localidades de Tres Passos y Santo Antonio das Missoes, en el eje norte-sur y entre la frontera con Argentina e Ijuí, en el eje este-oeste se produce una cuarta parte de toda la soja del estado de Rio Grande do Sul, principal productor de esa semilla en Brasil; además hay una creciente cuenca lechera que va camino a ser la segunda en importancia en el vecino país, un importante polo de producción de carne de cerdo y sus derivados y dos grandes fábricas de maquinaria agrícola de las firmas John Deere y Massey Ferguson.

Buena parte de la producción de esa zona es exportada a distintos destinos y las proyecciones anticipan un crecimiento de esa oferta exportable, fundamentalmente a partir de los planes de elaborar grandes cantidades de leche en polvo a partir de una producción de más de 6 millones de litros de leche cruda por día que aporta actualmente la mencionada cuenca, cantidad que se proyecta incrementar en los próximos años.

Van der Sand explicó que productores localizados en puntos como Santa Rosa o Santo Angelo se ven hoy obligados a recorrer  alrededor de 650 kilómetros por carretera para embarcar su producción en el puerto de Rio Grande, que está ubicado al sur de Porto Alegre y es uno de los más activos, pero si entrara en funcionamiento el puerto de Santa Ana, en Misiones, podrían reducir ese trayecto a 160 kilómetros.

Advirtió que muchos productores e industriales de esa zona de Brasil son reticentes a cruzar a Argentina porque no quieren depender de los servicios de balsas, pero remarcó que eso podría cambiar con la construcción del puente San Javier – Porto Xavier, obra ya anunciada en Brasil. “Estamos seguros que el puente se va a construir, porque al capital le interesa. El dinero que demande la construcción se va a recuperar rápidamente con el ahorro en fletes que va a permitir”, argumentó durante el primer seminario Hidrovía, Logística y Geopolítica, realizado en Posadas.

Pin It on Pinterest

Share This